La corrupción desembarca en FONADE

Siempre que participábamos en FONADE en alguna licitación tenía la sensación de que no todo estaba perdido, sin importar que estábamos compitiendo con muchas otras empresas por algún trabajo no nos importó perder pues siempre sentimos la transparencia con que se manejaban los procesos, y cuando ganamos lo hicimos con altura, sin trucos, sin peleas, sin problemas, con méritos y ante iguales. Al ver la corrupción descarada con la que se manejan los procesos públicos en las alcaldías y gobernaciones, en las entidades Nacionales y en los convenios que se inventan para evadir las leyes, aun veíamos en FONADE una luz de esperanza.  Esa luz se ha apagado.

Para un contrato de obra en FONADE normalmente se presentan entre 100 y 150 ofertas de proponentes que cumplen con los requisitos, los cuales normalmente son adecuados para los trabajos que se van a contratar.  Este gran número de oferentes se debía sinceramente a que los proponentes sentíamos que teníamos opción de ganar, sin triquiñuelas, sin sobornos.  Se preguntarán entonces porqué en las licitaciones similares de otras entidades, sobre todo en los Municipios solo se presenta un único proponente.  No hay que ser muy inteligente para ver qué sucede.

Pero sentí lo mismo que sentí hace unos años cuando en el IDU se vio como arribó la corrupción en todos los niveles.  Es esa ocasión al igual que en esta oportunidad con mi socio nos miramos y nos dijimos “a esto ya le metieron mano”

FONADE ha cambiado la denominación de las licitaciones públicas, ahora las está llamando “OFERTA PÚBLICA DE CONTRATO” y a la mejor manera de entidades corruptas por excelencia como la ETB y el Acueducto de Bogotá en las cuales ya aplican este mismo método, sin observancia de la ley, con la carcasa de diluir la gestión de los dineros públicos en su investidura de no ser entidades públicas al 100%, o bajo la nefasta figura de convenio interadministrativo, le han puesto un valor al derecho de participación en los procesos.  Cabe anotar que la ley 1150 por la cual se introducen medidas para la eficiencia y la transparencia y taxativamente expresa: “…. Las entidades estatales no podrán exigir el pago de valor alguno por el derecho a participar en un proceso de selección, razón por la cual no podrán ser objeto de cobro los pliegos de condiciones correspondientes”.  Tendrá su excusa FONADE al igual que la tiene el Acueducto y la ETB, que se escudan en que los contratos son de derecho privado, pero no hay que olvidar que todos los recursos que maneja son públicos y que los dineros de estas contrataciones vienen de entidades públicas.

Y es así como ahora van a cobrar un 1 por mil del presupuesto oficial por el derecho a participar.  Así en una licitación de 7 mil millones habrá que pagar 7 millones de pesos.  Supongamos que hubiésemos 150 interesados, la entidad se embolsaría Mil cincuenta millones de pesos o sea que a costillas de los contratistas pagaría el 15% de lo que vale el proyecto.  Claro está que esto no va a pasar, pues los contratistas decentes no somos idiotas y no vamos a pagar por participar en estas licitaciones.  Lo que si va a pasar es que el número de participantes va a bajar, a una licitación de estas ya no se van a presentar sino tres o cuatro, por mucho unos seis o siete, obviamente, en  número tan pequeño de participantes ya se puede armar un carrusel.

Como si no bastara este cambio ahora van a abrir los presupuestos de entrada, entonces antes de calificar la parte técnica de las propuestas ya se conocerán los presupuestos de los participantes y en el cierre de la licitación se conocerá quien va ganando.  Seguido de esto solo es buscar el quiebre de quienes no son los amigos, sacarlos por alguna razón hasta adjudicar a quien quieran adjudicar.  Ya sabemos que FONADE va a decir que con la metodología anterior se desgastaban calificando la parte jurídica y técnica de 150 propuestas para un solo ganador en la evaluación económica, que ahora solo van a calificar lo jurídico y técnico de la propuesta ganadora acuerdo al presupuesto, pero esto es una excusa ridícula si va a abrir la puerta para que la corrupción entre campante a sitiar esta entidad.

Seguramente estos personajes que para participar en un bloque de licitaciones van a pagar una cifra importante, por ejemplo si son 5 licitaciones de 7 mil millones tendrán que pagar por 5 firmas un valor de ciento setenta y cinco millones, pero no importa, puesto que al no haber competencia seguro se van a alzar con contratos por 35 mil millones, la inversión es mínima, además, no tendrán que bajar mucho su presupuesto de oferta puesto que  sin competencia no hay necesidad de bajar un peso del presupuesto oficial.

FONADE lleva años preparándose técnica y profesionalmente para sus procesos con múltiples propuestas, y los contratistas encontramos hasta hace poco lo que quisiéramos encontrar en todas las entidades que contratan: Eliminar las visitas de obra; uniformidad en los términos de referencia; oferta económica en sobres separados y con evaluación de la misma en audiencia pública de adjudicación con múltiples opciones de evaluación económica que no permita el manejo de resultados; eliminación de adjudicación al mas barato; que se respete el espíritu de las leyes.

En este momento hay 8 licitaciones de obra en marcha que se pueden revisar en la página web de FONADE-Contratación, las cuales suman Diecisiete mil seiscientos doce millones de pesos ($17.612.000.000.oo), cuatro de las cuales que suman más de  dieciséis mil millones y que tienen la modalidad que acabo de describir y cuya nomenclatura empieza por las letras OPC.

¿Será que esta decisión de FONADE es gratuita a su interior?, no entiendo que otra motivación que la pereza de calificar muchas ofertas o una influencia absoluta de la corrupción puede motivar una movida tan ruin. Y por favor, si hay otra explicación que no llegue a alguna de estas dos conclusiones les agradezco que la hagan pública pues no he podido encontrarla.

FONADE probablemente será encargada de un gran paquete de todo el plan de infraestructura que viene, ya se sabe que por FONADE sacarán las nuevas cárceles y quien sabe que otros proyectos que harán ver irrisorios los proyectos de 7 mil millones.  Es el momento de parar lo que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *