Colombia del Sagrado Corazón (El paraíso)

Y dijo Dios: habéis tomado la decisión de comer el fruto prohibido, ahora debéis abandonar el jardín del Edén para siempre y tendrás que trabajar por tus alimentos y envejecerás y enfermarás. La noticia se expandió rápidamente, “Extra, extra, Dios expulsa a Adán y Eva del jardín del Edén, Extra”. “Eva y Adán comen del fruto prohibido y son expulsados”.

Y apareció un periodista que dijo, ¡un momento! Me parece que no estamos tomando en cuenta todos los aspectos de lo que ha pasado, ¡Dios ha sido arbitrario en esta decisión, ellos fueron incitados a cometer el delito! Y la polémica se armó. Un conocido jurista dijo: La opinión pública fue manipulada para hacer ver a Adán y Eva como unos malhechores, ellos hicieron algo malo, pero si la serpiente no hubiera intervenido nunca hubieran cometido el delito pues ellos son en esencia buenos.

De un medio de comunicación “independiente” llamaron a Dios para que ampliara la información, manifestó que la ley está escrita, que es deber cumplirla por todos a cabalidad y que ellos la habían quebrantado. Los periodistas le dijeron que si era cierto que él había creado al ángel Lucifer, que si era cierto que Lucifer es el Diablo y que si la serpiente era el Diablo o alguien enviada por él.  La conclusión de la mesa es que efectivamente la tentación fue directa o indirectamente puesta por Dios para probar a Adán y Eva. ¡Esto es increíble!, vociferó uno de los venerables periodistas, ¡a que hemos llegado, Dios no está para ir colocando pruebas y hacer cometer delitos! ¡Hay miles de otros delincuentes haciendo de las suyas por ahí, que Dios se dedique a perseguirlos a ellos! ¡Dios es el corrupto con estos métodos!

Desde otros paraísos sus directores, movidos por la moda y estar bien con los medios y las redes sociales, atacan a Dios por no cumplir bien su labor.

Dios no pudo hacer mas con la imbecilidad de estos y de la opinión pública y vio como tristemente nadie hablaba de los valores que deberían tener Adán y Eva, ni sobre la ley que incumplieron, ni sobre la gravedad de sus acciones, se dedicaron a hablar únicamente sobre la culebra.

Y ahí quedó todo, en el escándalo, se abrió una investigación a Dios por haber montado un operativo que no se sabe si está cubierto de legalidad pues no fue ordenado por nadie, Adán y Eva pasaron a otro jardín con mejores frutos y se comen lo que quieren, más aún ahora que saben que haciendo caso a la culebra tienen protección legal para que Dios no venga a ser injusto con ellos que, pobrecitos, solamente tratan de sobrevivir en un mundo duro e injusto y ya se dieron cuenta que en este paraíso se defiende al “vivo”. Muy probablemente demandarán a Dios y al paraíso por la terrible injusticia, y seguramente serán indemnizados por los perjuicios que este paraíso les ha causado.

PD. Este es un caso de un funcionario que recibe dinero, ni hablar de los contralores y procuradores de bajo rango que abren investigaciones a diestra y siniestra y no las cierran si el investigado no se “baja” de algo. Si no se pueden poner trampas como estas la única esperanza que queda es que se entreguen voluntariamente a la justicia como los buenos ciudadanos que teóricamente son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *